En Elma lo sabemos: si no está limpio, nunca estará estéril.

Esta afirmación es irrefutable y hace que la limpieza en las centrales de esterilización adquiera cada vez más importancia en todo el mundo. Y es que la higiene es un requisito indispensable en la fabricación y el tratamiento de instrumental médico. En el baño de ultrasonidos, las ondas sonoras llegan a todas las superficies bañadas por líquido. De este modo se limpian minuciosamente todos los orificios, ranuras y rincones. Del mismo modo, para limpiar zonas de difícil acceso también se puede utilizar la inyección de vapor, ya que, al igual que el sonido, el vapor también se expande de forma tridimensional. Además, el vapor consigue eliminar de forma rápida y cuidadosa incluso la suciedad más difícil, como por ejemplo la sangre coagulada.

Higiene hospitalaria

En los hospitales, el tratamiento del instrumental es un proceso extremadamente complejo al final del cual se debe obtener un producto que no entrañe ningún riesgo ni para los pacientes ni para los usuarios.

En las centrales de tratamiento del instrumental se utilizan para la limpieza previa aparatos tanto de ultrasonidos como de inyección de vapor, con los que se puede eliminar incluso la suciedad más resistente de ortopedia o electrocirugía.

Consultas médicas

En las consultas médicas se utiliza numeroso instrumental, desde escalpelos y tijeras hasta instrumentos huecos como endoscopios, y en la mayoría de ellas el tratamiento del instrumental se realiza de forma manual.

En estos casos debe trabajarse con especial esmero y por ello los aparatos de limpieza de Elma ayudan a conseguir resultados de limpieza y desinfección óptimos. Gracias al ajuste de los aparatos de limpieza por ultrasonido, los accesorios y el uso de productos de limpieza adecuados, los instrumentos se limpian en el baño de ultrasonidos de forma intensiva y eficaz. Este proceso previo hace que solo se esterilicen en autoclave instrumentos perfectamente limpios.